IV JORNADAS PREVENCIÓN DE VIOLENCIA MACHISTA EN LAS RELACIONES DE PAREJA.

IV JORNADAS DE FORMACIÓN EN PREVENCIÓN DE VIOLENCIA MACHISTA EN LAS RELACIONES DE PAREJA.

jornadas formacion violencia machista

Este es el sexto curso que en Morón, los tres institutos de Secundaria, IES Fray Bartolomé de las Casas, IES Juan Antonio Carrillo Salcedo e IES Fuente Nueva, trabajan en un Proyecto común de Coeducación. La Coeducación consiste en educar en igualdad de oportunidades a ambos sexos. El 25 de noviembre celebramos las IV Jornadas en Prevención de la Violencia Machista en las Relaciones de Pareja en colaboración con el CMIM (Centro Municipal de Información a la Mujer).

En esta ocasión le tocó el turno al IES Fuente Nueva ser sede de la celebración. Estas jornadas se han dirigido a una representación del alumnado de cada centro. Un chico y una chica de cada grupo de 3º y 4º de la ESO y FP Básica de cada instituto. Estos alumnos y alumnas han participado en una sesión de dos horas de aprendizaje sobre la violencia de género en la que compartimos conocimientos y debatimos sobre diferentes creencias y mitos que existen en la sociedad sobre este tipo de violencia. Para terminar la sesión vimos dos vídeos.

Los/ as asistentes a las Jornadas se comprometieron a transmitir estas enseñanzas al resto del grupo en las horas de Tutoría. Necesitamos la colaboración de estos chicos y chicas, llamados/as “enlaces de confianza” para llegar a todos los alumnos/as. Ellos y ellas serán las personas encargadas de transmitir estas enseñanzas a sus compañeros y compañeras, abriendo así nuevos canales de comunicación.

A la hora del recreo tuvimos un tiempo para la convivencia y el encuentro con personas de otros centros educativos de la localidad.

A las doce se unió el resto del alumnado de 4º o de 3º de la ESO, según el centro, y participamos masivamente en el minuto de silencio organizado por el CMIM y el Ayuntamiento.

En la plaza del Ayuntamiento nos hicimos unas divertidas fotos con nuestras caras bajo el lema “Morón da la cara por la violencia de género”.

Un momento más tarde entramos en el Teatro Oriente para ver la película Trust (Puedes confiar en mí). Esta película trata sobre el “sexting”, que es el envío de mensajes telefónicos con contenido erótico y sexual. En esta película una chica comienza una relación a través de internet con un desconocido. Él se gana la confianza de ella a través de numerosas mentiras. Ella es víctima de un engaño que hará que tome decisiones equivocadas.

A los chicos y chicas que asistieron les interesó la película porque hablaba sobre temas cercanos a ellos/as, ya que muchos/as chatean a diario en las redes sociales.

Queda pendiente que la responsable legal del CMIM venga a los centros a explicar los riesgos de las relaciones que se inician o se mantienen a través de internet o telefonía móvil.

LA VIOLENCIA MACHISTA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

El 25 de Noviembre se dedica a la lucha contra la violencia de Género. Se eligió el 25 de noviembre para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana.

Aunque biológicamente hombres y mujeres somos diferentes, el género (masculino o femenino) no es un concepto biológico, sino una construcción social. Durante miles de años, la sociedad occidental, de la que formamos parte, ha tenido un modelo patriarcal. Es decir, ha estimulado la supremacía del hombre sobre la mujer y ha atribuido a los distintos sexos unos modelos de comportamientos que se suponen apropiados para cada género. Estos son los estereotipos de género.

La llamada “Violencia de Género”, “Violencia Machista” o “Violencia del hombre contra la mujer” es un tipo de violencia que algunos hombres, los maltratadores, ejercen sobre sus parejas en forma de dominación, control y celos. La violencia se dirige contra la mujer porque el hombre maltratador piensa que es un ser superior a ella, sólo por el hecho de ser hombre. La violencia puede ser física, psicológica, económica o sexual.

En la adolescencia, los chicos y chicas comienzan a buscar pareja. Una pareja sana es fuente de sensaciones placenteras, de crecimiento personal y madurez. Para que haya una relación sana, ésta debe estar basada en cuatro pilares: AMOR, RESPETO, CONFIANZA Y LIBERTAD.

La mayoría de los chicos tienen conductas sanas en sus parejas. Chico y chicas pueden tener conflictos, diferencia de gustos, ideas o intereses. La forma de resolver esos conflictos es lo que distingue una relación sana de otra que no lo es. Algunos chicos entienden las relaciones de pareja como un dominio del hombre sobre la mujer. En estas relaciones se desarrolla la Violencia de Género, que ejerce el hombre por creer que milenios de tradición machista justifican su superioridad y abuso de poder.

En estas edades no es frecuente el maltrato físico. Muchas chicas piensan que por eso ya no están siendo maltratadas. Sin embargo, cuando comienzan a salir con un chico pierden sus antiguas amistades o ya no pueden vestirse como a ellas les gusta. Muchas jóvenes ven normal que sus novios las llamen continuamente al móvil para ver qué hacen o con quién están. Este es un signo de desconfianza y de control. Incluso, existe la creencia de que los celos son una muestra de amor. Pero, los celos no son amor, sino desconfianza.

La violencia machista se expresa mediante el control, el dominio y el aislamiento. El chico que mantiene una relación violenta controla a la chica: dónde está, con quién, la ropa que se pone. El segundo paso, es el dominio: antepone sus necesidades o apetencias siempre ante las de su pareja. El tercer paso es el aislamiento: quiere que la chica siempre esté a su disposición, así que le parece mal que se relacione con sus amigos y amigas o, incluso, con su familia.

Las chicas que sufren estas relaciones abusivas se ven expuestas a continuas humillaciones, en público y en privado. Se sienten confusas y pierden su autoestima (el amor por sí mismas). Tienen vergüenza de contarlo porque les han hecho creer que son culpables de todos los problemas de su pareja. Además, se ven solas porque su maltratador las ha separado de sus amigas y amigos. Ellas deben atreverse a pedir ayuda a las personas de su entorno para que las acompañen ante los y las profesionales.

En estas relaciones no hay una estabilidad, sino que se la violencia se manifiesta en un ciclo. En primer lugar hay un periodo de “acumulación de la tensión” en el que la joven teme enfadar al chico maltratador. Pasado un tiempo, y por la suma de pequeños incidentes, se produce un “estallido de la violencia” en la que el chico se muestra agresivo (voces, insultos, chantaje emocional, rotura de objetos, agresiones físicas). Tras este momento en el que quizá la chica se decide a romper la relación, el joven se arrepiente de lo que ha hecho, pide perdón, promete que no lo va a hacer más…..etc. Si la chica lo cree y vuelve con él vivirá una etapa llamada “luna de miel”. En esta etapa el maltratador se muestra encantador, pero todo se acaba cuando por cualquier roce o contrariedad vuelve a sentirse molesto, dando paso de nuevo a la “acumulación de la tensión”.

El ciclo de la violencia se puede romper. Es posible romper con él.

Si sufres maltrato puedes pedir ayuda:

  • A tu familia,

  • A tus profesores/as.

  • Al /la Coordinador/a del Plan de Igualdad de Mujeres y Hombres (PIMH).

  • Al / la Orientador/a del centro.

  • Al CMIM,

  • Al teléfono 016 (Es gratuito y no deja rastro en la factura de teléfono)

Isabel Zamudio Sierra,

Coordinadora del Plan de Igualdad de Mujeres y Hombres (PIMH)

IES Fuente Nueva.

Publicado en General.

Deja un comentario